Storytime: Cómo llegué a Melodifestivalen

Como cualquier nuevo cibernavegante de la internet en los 2000s, uno andaba lleno de curiosidad por TODO, navegaba de forma random, leía todo lo que aparecía y terminaba de descubrir cosas pendientes. Desde 1998 soy familiar con el Festival de la Canción de Eurovision porque había sido testigo de la votación que dejó a Israel como ganadora de ese año en Birmingham.
(Jill Johnson con «Kärleken är» - Suecia 1998.)

En 2001, cuando pude conectarme por primera vez a la red desde casa, pero con módem telefónico - que nadie llame que se me cae la señal - hice una especie de recopilación de la historia de Eurovision desde sus raíces, año por año, hasta ese momento.

En 2003 comencé a recopilar canciones de todo tipo y entre ellas me hice a «Waterloo» de ABBA en todas sus versiones habidas y por haber, y desde luego otras de su extenso repertorio, sus cantantes femeninas, y así di con mi primera canción enteramente en sueco que fue: «En sång om sorg och glädje» de Agnetha Fältskog, que no es precisamente el himno a la alegría, eso sí, es preciosa. Luego con «Refrain» de Lys Assia, «Solo» de Alsou, por casualidades de la vida y azares del destino, con la canción de España de 2002: «Europe’s living a celebration», y también me hice a la canción de Fame (Suecia 2003) «Give me your love», que amé de una. A lo que me lleva my vivid memory (También me hice con canciones en francés, pero ya esa es otra historia)
(«En sång om sorg och glädje» de Agnetha Fältskog)

En 2006 se me abrió una nueva puerta a un mundo musical totalmente nuevo y desconocido, di de una vez y por todas con Melodifestivalen - que traducido del sueco sería algo así como «El festival de la canción» - ¡EL BOOOOMMM MENTAL!... El cerebro se revolucionó y se crearon nuevos enlaces neuronales indestructibles. Desde pequeño tuve la influencia sueca con relación a la música, como casi todos, pero en lo personal fueron: ABBA, Europe, Roxette, Ace of Base, The Cardigans, A-teens, y las correspondientes composiciones musicales de Max Martin que han retumbado en mis oídos, a parte de la música de plancha producto de vivir rodeado de mujeres, ah, y el popurrí de rock en español e inglés de un colombiano promedio. 

Ese año me encontraba «trabajando» en un cibercafé, en realidad era más el «asistente» que ayudaba por su buen manejo de las computadoras, bueno, no es que fuera un técnico o algo, solo sabía que si leía y aprendía nuevos trucos con la internet - la ñoñez -. Mientras estaba desempeñando esta «labor» casi que hice, lo que hace el personaje principal de «El Quinto Elemento», cuando por fin tuve la libertad de acceso a la red de redes, y la velocidad necesaria para documentarme, y ver vídeos, en el joven aún, YouTube.
(Literalmente yo, disfrutando de internet a velocidades que no conocía en 2006)

Bueno, llegué a Youtube, y buscando sobre Suecia en Eurovision comencé a ver las presentaciones de Carola, Linda Bengtzing y Patrik Isaksson, para mi la trinidad que me llevaron a ser el fan que soy hoy del Melfest (otra forma de decir «Melodifestivalen») , no solo por la música sino por el idioma, quizás fue la formación o algo en la sangre que ha hecho que sienta mucha identidad con lo sueco, y gracias a A-teens comencé a «aprender» por mi cuenta la lengua materna de ABBA, Marie Fredriksson, Per Gessle, Alfred Nobel, Astrid Lindgren..., pero nunca lo había escuchado con tal sonoridad, y lo amé aún más.
(«Jag ljuger så bra» de Linda Bengtzing)

Ese año no ví a ESC en vivo, pero si ví todas las presentaciones que estaban montadas en YouTube, aún así, el Melfest ya se había ganado un espacio en mi mente, mi corazón y mis reproducciones musicales. Las canciones de los tres antes mencionados fueron mi himno todo el año, y aún lo son, sobretodo las de Linda y Carola. Yo es que a la Bengtzing le pago boleta así sea para verla cantando a la orilla de algún lago X, y a Carola, diosa de los vientos eurovisivos, le compro hasta el pelo que se le caiga por causa de las «windmachines».
(«Evighet» de Carola)

La cosa es que desde entonces el Melfest para mi es la fiesta previa a el gran show de Europa que es el Festival de la Canción de Eurovision, a los dos los amo, pero por el uso del idioma sueco, y su formato de tour por varias ciudades de Suecia, Melodifestivalen es LO MÁS.


P.D: Algún día haré un vídeo narrando lo escrito aquí, prometo hacer muchas caras y de seguro se escucharán a mis perras ladrar y saldrán hasta mis gatas porque #chismosas.
(Mi gata haría esto de seguro)

En fin, gracias por llegar hasta aquí y que disculpen la random-messy-dad.


Carpe Diem!



Ve, ¿En qué año vieron por primera vez un streaming de la final sueca? - Pueden dejar la respuesta en los comentarios, si quiere y si no, no pasa nada. 

Video source: YouTube, que muchas gracias... Tack snälla! 

Comments